ESTUDIOS BIBLICOS

C03-24-1218

En esta pagina puedes encontrar algunos apuntes que por la gracia de Dios he escrito...

Los Estudios estan publicados cada uno debajo del otro.

1. ¿Es Importante el butismo para la iglesia de hoy?

2. El butismo en el nombre de Jesús.

3. Unicidad Simplificada.

4. La Divinidad Del Señor Jesucristo.

Es Importante el Bautismo para la Iglesia de Hoy?

Esta es una pregunta que es discutida solamente  en el tiempo presente donde se pueden observar diversas confesiones de fe.

Es evidente que los creyentes de la iglesia primitiva no  se hacían esta pregunta, pues para ellos el bautismo era uno de los requisitos indispensables para poder pertenecer a la iglesia.

Los baños y lavamientos sagrados eran comunes en las religiones vecinas al pueblo  Israel y eran usados como ritos de iniciación para dichas religiones. El bautismo de la iglesia cristiana tiene sus antecedentes directos en el judaísmo, la ley ordenaba varios lavamientos como parte de la purificación,  también los profetas hablaron de lavamientos en forma figurada (Exodo. 29.4; Isaías 1.16; Ezequiel 36.25; Zacarías 13.1;  Salmo 51.2-7). El bautismo como tal se prescribió a los prosélitos (Gentiles)  para hacerlos parte de la comunidad judía antes de Cristo, también hay evidencias históricas que lo practicaron los Esenios que fueron un grupo de judíos sectarios que se apartaron de la corriente principal del judaísmo, de este trasfondo histórico es que aparece posteriormente Juan el Bautista ordenando el Bautismo de Arrepentimiento para el perdón de los pecados (Marcos 1.4). Quizás el antecedente simbólico más directo del Antiguo Testamento es la salida de Egipto de los israelitas y el cruce del Mar Rojo para entrar al desierto para recibir la ley de Dios. El apóstol deja claro en su comentario que el pueblo libre fue bautizado simbólicamente en las aguas del mar, y que todo esto sucedió para que nos sirva como Ejemplo.

“No quiero que desconozcan, hermanos, que nuestros antepasados estuvieron todos bajo la nube y que todos atravesaron el mar. 2 Todos ellos fueron bautizados en la nube y en el mar para unirse a Moisés. 3 Todos también comieron el mismo alimento espiritual 4 y tomaron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los acompañaba, y la roca era Cristo. 5 Sin embargo, la mayoría de ellos no agradaron a Dios, y sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto 6 Todo eso sucedió para servirnos de ejemplo”[1].

El Bautismo en el Nuevo Testamento viene siendo la puerta de entrada a la comunidad del Nuevo Pacto, y claramente aparece para sustituir la antigua práctica de la circuncisión.

“11 Además, en él fueron circuncidados, no por mano humana sino con la circuncisión que consiste en despojarse del cuerpo pecaminoso. Esta circuncisión la efectuó Cristo. 12 Ustedes la recibieron al ser sepultados con él en el bautismo. En él también fueron resucitados mediante la fe en el poder de Dios, quien lo resucitó de entre los muertos.

13 Antes de recibir esa circuncisión, ustedes estaban muertos en sus pecados. Sin embargo, Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados 14 y anular la deuda que teníamos pendiente por los requisitos de la ley”.[2]

La autoridad del bautismo está, en que es una ordenanza dada por el mismo Señor, y tan importante era para él, que él mismo se sometió en obediencia a dicha ceremonia no porque lo necesitara, si no para dejar ejemplo a aquellos que habrían de creer en él. Sus palabras al dar el mandamiento no dan espacio para la opción, es una orden y si se quiere ser obediente hay que cumplirla.

19Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, 20y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. [3]

Lo que quiere decir el señor es que por medio de la instrucción de la palabra y la aceptación del bautismo es que una persona llega a ser verdaderamente  discípulo de Cristo, tan importante es esto, que  si se hace un estudio a la historia de la iglesia primitiva escrita en el libro de los hechos de los apóstoles se puede observar que todos los hombres y mujeres que encontraban la salvación en el Señor Jesús, eran instruidos, Bautizados y recibían el Espíritu Santo Hablando en nuevas lenguas.

Esta era la dinámica de la iglesia guiada por la misma presencia de Dios (Hechos 2.38-42, 8.12-17; 8.36-37; 9.18; 10.47-48; 16. 14-15; 16.31-33; 18.8; 19.3-6; etc.)

La mayor importancia del bautismo está en que por medio de él los creyentes se identifican con el señor, en su muerte, en su sepultura y su resurrección. Como puede decir alguien que es cristiano cuando todavía no se ha identificado con su Dios. Además el bautismo es ese testimonio público y ese paso de obediencia que prepara al creyente para la nueva vida en Cristo, en otras palabras el bautismo divide en dos la vida de un individuo, antes de Cristo y después de Cristo. Así como el bautismo de los israelitas en el Mar Rojo dividió en dos sus vidas y los preparo para recibir la ley, de la misma manera el bautismo de los cristiano abre el camino a una nueva vida para vivir bajo la dirección de la ley de Dios, ya no escrita en tablas de piedra sino en sus propios corazones.

Este es el sello visible para indicar que se ha muerto al pecado y se ha resucitado a una vida nueva guiada  por el espíritu santo. Este pensamiento fue expresado claramente por el apóstol Pablo.

“¿Qué más podemos decir? ¿Seguiremos pecando para que Dios nos ame más todavía? 2 ¡Por supuesto que no! Nosotros ya no tenemos nada que ver con el pecado, así que ya no podemos seguir pecando. 3 Ustedes bien saben, que por medio del bautismo, nos unimos a Cristo en su muerte. 4 Al ser bautizados, morimos y somos sepultados con él. Pero morimos para nacer a una vida totalmente diferente. Eso mismo pasó con Jesús, cuando Dios el Padre lo resucitó con gran poder.

5 Si al bautizarnos participamos en la muerte de Cristo, también participaremos de su nueva vida. 6 Una cosa es clara: antes éramos pecadores, pero cuando Cristo murió en la cruz, nosotros morimos con él. Así que el pecado ya no nos gobierna. 7 Cuando morimos, el pecado ya no tiene poder sobre uno.

8 Si por medio del bautismo morimos con Cristo, estamos seguros de que también viviremos con él.”[4]

De acuerdo a esto entonces hay libertad para declarar en unión con los creyentes del primer siglo, que el bautismo forma parte de los requisitos indispensables para disfrutar de la salvación otorgada por Dios. Algunos entran en discusión en la cuestión de que si el bautismo salva o no salva. Efectivamente el bautismo no salva, el que salva es el señor, Pues él es el salvador (Hechos 4.11-12). Pero no se puede pasar por alto que la salvación se recibe por medio de la fe y la obediencia al señor. La salvación se presenta como un paquete integral que debe recibir cada creyente. Primero creer por medio de la fe, segundo arrepentirse y nacer de nuevo pues de lo contrario no se podrá ver ni entrar en el Reino de Dios, tercero bautizarse en símbolo de obediencia e identificación con Cristo, cuarto vivir influenciado bajo la presencia del Espíritu santo, pues la misma palabra dice: “Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo no es de Él”, y Quinto perseverar en la fe, pues el que persevere hasta el fin este será salvo, lo dijo el mismo señor. De manera que no es solo bautizarse lo que le dará entrada a un creyente al reino de Dios, es el cumplimiento de una serie de requisitos que están implícitos en el mensaje del verdadero evangelio del Señor Jesucristo.

No obstante la Biblia señala puntualmente que el bautismo aparece para salvación y perdón de pecados. No porque sea una ceremonia mágica o sea un agua bendita, o que el ministro que bautiza sea un ser celestial. Sencillamente salva porque es el señor el que lo ordeno y bajo la obediencia a tal mandamiento Dios otorga el favor de la salvación.

Las palabras del señor son muy claras y no dejan lugar a la duda “El que crea y sea bautizado, será salvo; pero el que no crea, será condenado”. Pedro respondió lleno del espíritu santo “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo; Sed Salvos de esta perversa generación”; También señalo en otra ocasión “el bautismo que corresponde a esto ahora nos Salva no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios por la resurrección de Jesucristo”. Estas palabras las dijo haciendo referencia a la salvación antigua por medio del arca de Noé. Además de esto hay otras referencias que dan atribución al bautismo para el perdón de pecados gracias a que por medio del bautismo es invocado sobre los creyentes el nombre que es sobre todo nombre. Estas fueron las palabras dichas al gran maestro de la iglesia cuando fue bautizado. 15Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído. 16Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.” (Marcos 15.15; Lucas 24.46-48; Hechos 2.38; 4.11-12;  10.43-48; 16.31-33; 22.13-16; 1Pedro 3.21; Colosenses 2.11-14; 1 Juan 2.12.). Todas estas son pruebas suficientes para demostrar la importancia del bautismo en la iglesia cristiana.

Sin embargo la historia Pos Apostólica nos muestra que la iglesia  de los siglos posteriores también daba la relevancia debida al bautismo. Justo Gonzales en su libro historia del Cristianismo señala que para que los creyentes pudieran participar de la mayoría de las actividades de la iglesia tenían que estar bautizados, que en los primeros siglo los que creían eran bautizados inmediatamente, y que a medida que la iglesia fue recibiendo gran numero de gentiles se fue implementando mas rigurosamente el discipulado llamado en ese tiempo “Catecumenado”, ya por el siglo tercero preparaban a los candidatos hasta por tres años antes de bautizarlos, en aquel entonces todavía el bautismo era por inmersión total, desnudos, los hombres separados de las mujeres. Al salir del agua se le daba al nuevo bautizado una vestidura blanca, en señal de su nueva vida en Cristo.[5]

Existen otros documentos extra bíblicos de los primeros siglos donde se ve la  importancia del bautismo, como la “Didache de los Apóstoles” y el “Credo apostólico como dice textualmente. “Creo en la Iglesia que es Una, Santa, Católica y Apostólica. Reconozco que hay un solo Bautismo para el Perdón de los Pecados”.

Se puede observar claramente la importancia del Bautismo en agua  a través de  toda la historia de la iglesia, y estas son razones suficientes para creer su importancia en el día de hoy. Sin embargo es triste y preocupante escuchar declaraciones de algunos teólogos, pastores y quienes dicen ser cristianos, que para este tiempo no es necesario la practica cristiana del bautismo  en agua. Esta manera de pensar deja ver claramente el desconocimiento de la historia cristiana y el no reconocimiento de las sagradas escrituras como regla máxima de fe.

No se puede tapar el sol con un dedo, la Biblia sigue diciendo “El Señor Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.” Esta es la razón por la que siguen presentes las palabras del apóstol Pablo “Un señor, Una Fe, y un Bautismo”. (Hebreos 13.8; Efesios 4.5) a la luz de todo esto se puede afirmar con toda seguridad que el Bautismo en agua sigue siendo vigente e importante para la iglesia de Hoy.

Iván Peñaranda

Pastor IPUC

Sugerencias y comentarios: ivanpefi@hotmail.com


[1]International Bible Society: Nueva Versión Internacional. East Brunswick, NJ, USA : Sociedad Bı́blica Internacional, 1979, S. 1 Co 10.1-6

[2]NVI Col 2.11-14

[3] Reina Valera Revisada (1995) Bible Text. Miami : Sociedades Biblicas Unidas, 1998, S. Mt 28.19-20

[4] Biblia En Lenguaje Sencillo: Nuevo Testamento. electronic ed. Miami : Sociedades Biblicas Unidas, 2000, S. Ro 6.1

[5] González, Justo L.: Historia Del Cristianismo: Tomo 1. Miami, Fla. : Editorial Unilit, 2003, S. 1:115

EL BAUTISMO EN EL NOMBRE DE JESUS

¿Qué dice la biblia  a cerca del bautismo en el Nombre de Jesús?

Esta es una pregunta que muy pocos se hacen, sencillamente porque desconocen que es una verdad fundamental en el plan de salvación.

Quiero por medio de estas líneas, brindar una información útil, de acuerdo a lo que dice la biblia, acerca del bautismo en el Nombre de Jesús.

Comencemos por entender que cuando la palabra de Dios nos habla del bautismo, lo hace de una manera universal, es decir un bautismo para toda la humanidad, no importa su nacionalidad, su raza, su color, su posición social y económica, su nivel intelectual, etc.

El Señor no hace acepción de personas, por eso dijo: “Por tanto  id y haced discípulo a todas la naciones bautizándolos…” “id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura…” de acuerdo con esto, el apóstol Pablo, reconociendo la grandeza del señor, nos recuerda, “Un Señor, Una Fe, Un Bautismo, Un Dios y padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.[1]

Si estudiamos la historia de la iglesia primitiva escrita en el libro de los hechos de los apóstoles nos daremos cuenta que todos los hombres y mujeres que encontraban la salvación en el mensaje del evangelio, eran Bautizados en el Nombre del señor Jesucristo, y recibían el don del Espíritu Santo, y de esta manera eran añadidos los nuevos creyentes al pueblo del señor.[2]

Esta era la dinámica de la iglesia guiada por el Espíritu Santo. “El principal mensaje era Salvación y perdón de Pecados en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo.”

Algunos tratando de negar el bautismo en el nombre del Señor Jesucristo, argumentan que hay un bautismo para judíos y otro para gentiles. Pero esto es totalmente anti-bíblico pues recordemos lo que dice la palabra de Dios, Un Señor; Una Fe, y Un Bautismo. (No dos bautismos). Para más seguridad la Biblia nos muestra que el bautismo de Cornelio es el mismo de los judíos.

Y no olvidemos que Cornelio y los suyos eran gentiles, y al igual que los Israelitas fueron bautizados en el nombre del señor Jesucristo.

De igual modo algunos que ignoran la verdad bíblica, piensan inocentemente y dicen: “yo prefiero creerle a Jesús y no a Pedro y los apóstoles porque ellos se equivocaron desobedeciendo al señor.”

Esta es una manera muy pobre de pensar y muy contradictoria, ya que Dios no es un Dios de confusión, si no de orden (Paz).[3] Recordemos que la Biblia habla de un solo bautismo, no de dos. Y además si ellos se hubieran equivocado el señor habría perdido el tiempo, ya que ellos eran los testigos directos de su mensaje de salvación, y tuvieron suficiente tiempo para corregir el supuesto error, pero no lo hicieron sencillamente porque estaban edificados en la verdad y guiados por la influencia del Espíritu Santo.

Los que así piensan, hablan directamente del Señor y de Pedro, olvidando que las palabras del Señor Jesús las escribió  Mateo, y las de Pedro las escribió Lucas; quienes escribieron inspirados por el Espíritu Santo.

El argumento para esta defensa es decir, “El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor”[4], para asegurar que hay que creerle primero al señor Jesús antes que a Pedro.

Cabe señalar que el señor esperaba que ellos predicaran y cumplieran lo que él les había mandado, además no fue solamente Pedro el que predico y bautizó en el Nombre del Señor Jesucristo, también lo hicieron los otros apóstoles, Felipe, y Pablo el apóstol de los gentiles.

Es ilógico y absurdo pensar que los discípulos del señor se hayan equivocado o hayan pensado pasar por alto  la autoridad del maestro.

Lo cierto es que todos estos conceptos, son el resultado, de la mala interpretación de la gran comisión ordenada en el evangelio según Mateo.

Es necesario recalcar que el caso de Mateo 28:19, es un Mandamiento y no un hecho, allí no están bautizando a nadie, el señor esta es dando una orden de ir y hacer discípulos a todas las naciones; los primeros bautismos en la historia de la iglesia cristiana los encontramos a partir del día de Pentecostés, en cumplimiento al mandamiento del señor.

Analizando las palabras del señor: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en nombre del padre, y del hijo, y del Espíritu Santo.” [5]

Podemos observar que el mandamiento es de ir; a bautizar en El Nombre (Singular), No en los Nombres (Plural). Del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Tampoco dice: Bautizándolos en los títulos Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

Padre, Hijo, y Espíritu santo no son nombres, son títulos y atributos, manifestaciones, o roles de un Mismo Dios. O más bien del Único Dios.

Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Son títulos como: Rey, hermano, pastor,  Abuelo, tío, sobrino, primo, alcalde, presidente, abogado.

Una persona puede tener muchos títulos, pero eso no quiere decir que dentro de él haya muchas personas distintas.

Los títulos son para describir sus oficios sus roles. Pero se diferencia de las otras personas es por su nombre propio, no por sus títulos.

Ej. Hay muchos abogados pero como se identifican los unos de los otros. Es lógico que por su nombre.

El interés de Dios es que su iglesia lo identifique por su nombre, ya que hay muchos padres, muchos Hijos, muchos espíritus, muchos dioses, y muchos señores.

Si analizamos los relatos paralelos al de Mateo nos daremos cuenta que la importancia a la hora de creer y bautizarse gira alrededor del Nombre donde hay salvación. Los relatos de Marcos y Lucas nos hablan del mismo mandamiento de la gran comisión, pero con otras palabras, y nos podemos dar cuenta de la importancia de usar el Nombre.[6]

Esto quiere decir, que la orden del señor en Mateo 28:19 es para que se haga en el Nombre, o en su Nombre. La pregunta que se hicieron los apóstoles y debemos hacer nosotros, es: ¿Cuál es el Nombre? Porque si el bautismo se realiza en los títulos padre, Hijo, y Espíritu Santo, no estaremos invocando el Nombre, ni estaremos cumpliendo ni resolviendo la formula bautismal, sino repitiendo lo mismo que el señor dijo, Y el no nos mando a repetir, si no a cumplir.

Si nos preguntan ¿Cuánto es 3+4? La respuesta correcta es: (7). Pero que tal que respondiéramos 3+4 es 3+4. No estaríamos resolviendo la respuesta sino repitiendo la pregunta.

Si nos preguntaran ¿Cuál es el Nombre del Padre de la fe? La respuesta correcta seria Abraham. Pero que tal que nuestra respuesta fuera: El Nombre del Padre de la fe, es: Padre de la fe. No estaríamos haciendo nada, si no contestando con la pregunta.

Debe quedar bastante claro, que los discípulos entendieron, que lo que el señor quería, era que ellos bautizaran a los creyentes en su nombre glorioso,  y no en los títulos padre, hijo, y Espíritu Santo, por esta razón la biblia nos muestra, desde el libro de los Hechos, hasta Apocalipsis el bautismo en el Nombre del señor Jesús.

Como es sabido, no solo los judíos, fueron bautizados, sino también los samaritanos, y los efesios, los romanos,  los corintios, Cornelio y los de su casa representando a los gentiles, los gálatas, los discípulos de Juan el bautista, y el mismo apóstol Pablo. Y todos estos  bautismos fueron oficiados en el Nombre Glorioso del Señor Jesucristo, cumpliendo así el mandamiento del Señor.[7]

Por todo esto, creo que es de suma importancia saber lo que dice la biblia a cerca del bautismo en el nombre del señor Jesús, y no solamente esto, sino obedecer y ser bautizado, porque en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Ahora pues ¿porque te detienes?, levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.

Iván Peñaranda

Pastor IPUC   Sugerencias y comentarios: ivanpefi@hotmail.com


[1] Mt. 28:19. Mr. 16:15. Ef 4:5.

[2] Hch. 2:40-47.

[3] 1 Co 14:33.

[4] Mt 10:24.

[5] Mt 28:19-20.

[6] Mr 16:14-18. Lc 24:47. Hch 4:12; 10:43.  1 Co 8:5-6.

[7] Hechos: 2:38; 4:12; 8:12-16; 10:43-48;  11:15-18; 19:5; 22:16; Ro 6:1-3; 1 Co 1:10-17; Ga 3:27;  Ef 2:11-18; 4:5.

Unicidad Simplificada

Deuteronomio 6.4-5.

4“Oye, Israel:El Señor nuestro Dios es el único Señor

5“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas[1]

Introducción

Unas de las cosas que nos deben interesar a nosotros como iglesia del señor en estos últimos tiempos donde abundan las falsas doctrinas y los conceptos religiosos. Es saber dar una buena razón de nuestra fe de una manera  clara, lógica y simplificada bajo los fundamentos de la Palabra de Dios.

Pedro nos dice:

Santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.

1 Pedro 3.15.

Hay muchas cosas que nos diferencian a nosotros de las múltiples confesiones de fe que se encuentran en el mundo. Y una de ellas es la doctrina de la unicidad.

Pero debemos aprender a explicarla de  tal manera que los que hablan mal de nosotros como de herejes o seguidores de falsa doctrina. Tengan que reconocer y entender que lo que nosotros  predicamos no es doctrina de hombres, si no que es la única revelación de Dios presentada en las escrituras.

HAY COSAS QUE DEBEMOS EVITAR A LA HORA DE PRESENTAR LA DOCTRINA…

No hacer uso de términos del Nuevo Testamento y aplicarlos al Antiguo Testamento.

Aunque es cierto que el Señor Jesús es Dios. No podemos hablar de él cómo obrando en el A.T. Tenemos que ubicarnos en el tiempo de la revelación y de la manifestación. Ej.

(EL Señor Jesús visito a Abraham, David venció a Goliat en el Nombre de Jesús.) No usar estos términos, porque Dios se revela en el AT es como Jehová Yahvé (el Señor).

Jesús es la máxima revelación de Dios en el N.T.

otro detalle que debemos tener en cuenta es:

No permitir que nos digan UNITARIOS no somos unitarios, somos UNICITARIOS.

¿Quiénes son los unitarios?

Son una corriente doctrinal organizada que viene desde el siglo XVI. Son Descendientes del Arrianismo del Siglo II y III. (La Doctrina de Arrio negaba la absoluta Divinidad de Cristo).

Características de los Unitarios

Los unitarios coinciden por lo general en el rechazo de la visión cristiana ortodoxa. Niegan el dogma de la Santísima Trinidad, la expiación delegada, la divinidad de Jesucristo, el pecado original y el castigo eterno, considerándolos irracionales y no bíblicos.


De igual manera debemos Tener mucho cuidado con el Termino JESUS SOLO.  La verdad biblica es que nosotros  Somos CRISTIANOS…

Cuando nos dicen “Jesús Solos” o “Solo Jesús” lo que están queriendo decir es que nosotros negamos al Padre y al Espíritu Santo.

Pero nosotros no negamos al Padre, ni al Hijo, ni al Espíritu Santo. Si existen cristianos sobre la tierra que creen esto somos nosotros.

Debemos tener cuidado con frases Como: “Yo no sé mucho de la Biblia, pero  lo único que sé es que Cristo es Dios y el resto no me importa.” Hay que saber dar una respuesta…

Nosotros: Creemos en el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo.

Lo que no creemos nosotros es que Dios sea una TRINIDAD, o un DIOS TRINO. Dios es Único e indivisible. Dios Mismo Único e Indivisible es el Padre, El Hijo, y el Espíritu Santo.

La Biblia no habla ni usa el término Trinidad para referirse al Dios Único porque es una contradicción a la misma esencia de Dios, que es Único e Indivisible… Por eso no estamos de acuerdo con este término.

La Doctrina de la Santísima Trinidad apareció en el Siglo III después de Cristo y los apóstoles. Y  el propósito de los que la expresaron, fue  contrarrestar el arrianismo y algunas otras posiciones heréticas.

Lo Curioso del caso es que cuando fue formulada como Tres Personas distintas y un Solo Dios Verdadero. Ellos no estaban pensando en Tres dioses, si no en un solo Dios que Actuaba bajo tres Personalidades, y estaban buscando defender la absoluta divinidad de Cristo que estaba siendo amenazada por el arrianismo.

El uso del término PERSONA en la doctrina trinitaria en ese momento (siglo III) no estaba significando Tri-Teismo como vino a significar en algunas corrientes del cristianismo en los siglos posteriores.

“Persona Significaba la Mascara que se pone un Actor de Teatro” Es decir que Dios Actuaba bajo la imagen de Padre, Hijo, y E. S. sin dejar de ser el Único ser indivisible. Es como si dijéramos Dios usa la máscara o el Papel, de Padre, Hijo, y E.S. Por lo tanto no significaba esto que Dios fuera un ser totalmente dividido.

Y esto era lo que creían muchos cristianos y líderes que aún conservaban la Doctrina Apostólica, “En Un Solo Dios Manifestado como Padre, Hijo, y E. S.” pero como no estaban de acuerdo con algunas cosas que manejaban los que tenían la dirección, entonces fueron perseguidos  y acusados como herejes.

A la luz de esto no había mucha diferencia entre los denominados Trinitarios y los Unicitarios del siglo II y III. Estos Cristianos Unicitarios fueron denominados  Monarquianos, Patripasianos, Modalistas, y Sabelianistas, quienes fueron perseguidos hasta la muerte.

Desafortunadamente la mayoría de los creyentes que siguieron bajo la dirección de la unión de la iglesia y el Estado después del concilio de Nicea en el 325 D. de C. Cuando se estableció universalmente el “Dogma de la Trinidad”. Siguieron siendo Trinitarios y hasta nuestros días el termino Persona se fue distorsionando en la mente de muchos,  hasta que llego a significar  Tres personas Independientes, como se entiende el termino hoy. “Tres Personas Distintas y un solo Dios Verdadero,    la Santa Trinidad” Quedando establecida como doctrina oficial de la Iglesia Católica Romana, y posteriormente de las iglesias de la Reforma.

Pero Gracias al Señor la Doctrina de la Unicidad siguió su curso, y nosotros podemos creerla y anunciarla hoy con toda libertad.

Pero Nuestra meta debe ser, no  solo creerla por la fe, sino  poderla entender y saberla explicar.

¿Qué Es Unicidad?

Comencemos por entender que significa la palabra Unicidad:

Según el diccionario de la lengua española Significa: “Calidad de Único.”

Y si estudiamos la palabra Único encontramos que su significado es: “Solo y sin otro de su especie.”

De acuerdo a estos significados nos podemos dar cuenta que es una palabra que la podemos asociar sin ningún temor al Dios de la Biblia, pues absolutamente y sin contradicción la escritura nos habla del único Dios Creador del cielo y la tierra y todo lo que existe. Esta Doctrina se fundamenta directamente en el “Monoteísmo” Doctrina Judía que habla de un solo Dios verdadero…

es por esta razon que encontramos:

La Revelación de la Unicidad en el Antiguo Testamento.

Dios es Uno en sentido numérico y esto se ve claramente revelado en el Antiguo Testamento, con el propósito de que el Pueblo de Israel hiciera diferencia entre el Único Dios Verdadero, y los muchos dioses de los pueblos paganos.

Es por eso que el primer mandamientos de todos es…

“Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es”  Deuteronomio. 6:4.

“¿Quién es Dios si no solo Jehová?” Salmo. 18:31.

“Porque tú eres Grande, y hacedor de maravillas; solo tú eres Dios.” Salmo. 86:10.

“Bendito Jehová Dios, el Dios de Israel, El único que hace maravillas.” Salmo. 72:18

Dios es Único no hay otras deidades o dioses con el…

“A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios,

y no hay otro fuera de él. Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro.”  Dt. 4:35,39.

“No conocerás, pues, otro dios fuera de mí, ni otro salvador sino a mí.” Os. 13:4.

“Para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí. 11Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve.”  Is. 43:10-11.

“Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno. Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos,

que extiendo la tierra por mí mismo.”  Is. 44:6, 8,24.

“Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí.” “Para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo.” “Yo soy Jehová, y no hay otro.” “Y no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador;  ningún otro fuera de mí. Porque yo soy Dios, y no hay más”. Is. 45: 5, 18, 21, 22.

Pero esta revelacion no se queda solo en el AT, de igual manera encontramos:

La Revelación de la Unicidad en el Nuevo Testamento.

El Señor confirmo el Mandamiento cuando estuvo aquí en la tierra.

“El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel;  el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.” Mr. 12: 29.

A través del Nuevo Testamento se sigue hablando del Único Dios  “un solo Dios”.

“¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único? S. Jn. 5: 44.

“Porque Dios es uno.”  Ro. 3:30.

“al único y sabio Dios, sea gloria mediante  Jesucristo para siempre. Amén.” Ro. 16:27.

“para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas.” I Co. 8:6.

“Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.” Ga. 3:20.

“un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.” Ef. 4:6.

“Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.” I Ti. 1:17.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.”

I Ti. 2:5

“La cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, 16el único que tiene inmortalidad,  que habita en luz inaccesible.” I Ti. 6: 15-16.

“Tú crees que Dios es uno; bien haces.  También los demonios creen, y tiemblan.” Stg. 2:19.

“al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.” Jud. 1:25.

Asi mismo la Biblia nos muestra la Maxima:

Revelación de la Unicidad en la Persona de Jesucristo.

Para poder entender esto lo primero que necesitamos saber es que:

Dios es Espíritu. Es decir: Dios es el Espíritu santo. Gen 1.1-2; Juan 4.24.

Por lo tanto es Invisible, Incorpóreo, está en todo lugar y lo llena todo. Jn 1.18, 1 Tim 1.17; 1 Jn 4.12.

Pero Dios que es Invisible e incorpóreo Prometió venir a la tierra para salvar a su pueblo.

3Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. 4Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.

Isaías 35.2.

5Y ahora ¿qué hago aquí, dice Jehová, ya que mi pueblo es llevado injustamente? Y los que en él se enseñorean, lo hacen aullar, dice Jehová, y continuamente es blasfemado mi nombre todo el día. 6Por tanto, mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente. Isaías 52.6.

11Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. 12Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad. Ezequiel 34.11.

Esto no lo podía hacer Dios en su estado natural…. Por esto decidió hacerse hombre…

Jesucristo es Dios Manifestado en Carne, Dios Hecho Hombre, el Verbo Encarnado…

20Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. 21Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. 22Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: 23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros. Mt.1.20.

1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Este era en el principio con Dios. 3Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

9Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. 10En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. 11A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.

14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 1.

16E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

1 Timoteo. 3.16.

El Espíritu Santo, no es una persona independiente en la Divinidad, es Dios mismo, es Cristo Mismo.

9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. 10Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. 11Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Romanos. 8.9.

15Si me amáis, guardad mis mandamientos. 16Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. 18No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Juan 14,15.

El Espíritu Santo es El señor Jesucristo Invisible, pero real en medio nuestro…

Mateo. 18. 20; 28.20.

Conclusión.

Dios no es una Trinidad, ni esta dividió en tres personas distintas. Dios es uno. Y Jesucristo es su máxima expresión de su Revelación.

Hay solo Dios que es el Padre, el Hijo, y el E.S, que se manifestó en la persona de Jesucristo.

En otras palabras Jesucristo es el Padre, el hijo, y el Espíritu Santo.

En el Habita Corporalmente la plenitud de la Divinidad. Y nosotros estamos completos en el. Col 2.9. En él  está toda la esencia de Dios…

El es la imagen del Dios Invisible…Col 1.15.

El Es el Resplandor de la Gloria de Dios, y la imagen misma de su Sustancia…Hebreos 1.3.

EL es Dios Sobre todas las Cosas bendito por los Siglos… Ro 9.5.

El es Nuestro Gran Dios y salvador… Tit 2.13.

El es el Verdadero Dios y la vida eterna… 1  Jn 5.20…

El Es el Padre Eterno… Is. 9.5; Jn 14.5-6. Referenciarlo.

Nosotros Creemos en un Dios y esperamos ver a un solo Dios, y vamos a adorar aun solo Dios por los siglos de los siglos…

Nos Tienen Pesar

Hay Personas que nos tienen lastima, pero no saben ni se imaginan los felices que estamos nosotros con nuestro único Dios…

Tristeza da con aquellos creyentes que aspiran encontrarse con tres en el cielo… esto no tiene fundamento Bíblico…

Hay quienes creen que se van a encontrar con un anciano, que es el Padre, un Joven que es el Hijo, con una paloma que es el E. S. esto no es así,  lejos están de la verdad…

La Única manera de poder ver a Dios es a través del velo que el preparo en el vientre de María.

La única forma de poder ver a Dios es a Través de su cuerpo que se llama Jesucristo…

En el trono celestial no hay tres,  hay uno. Esto es Unicidad…

En el Trono está sentado el Rey de Reyes y Señor de señores, el que es y que era y que ha de venir el todopoderoso…

“Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.”

Ap. 4:2.

10Los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 11Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas. Ap.4.10.

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.”

S. Jn. 17:3.

Queda demostrado por el Antiguo y el Nuevo Testamento que el autor de la creación, y la redención es Uno Solo. El Dios de la Biblia es Único y sin comparación, y no hay dioses con Él.

Esta es la Doctrina De la Unicidad de Dios.

Iván Peñaranda

Pastor IPUC   Sugerencias y comentarios: ivanpefi@hotmail.com


[1] La Bibla de estudio Bible Text : Dios habla hoy. electronic ed. Miami : Sociedades Bíblicas Unidas, 1998, S. Dt 6.4

La Divinidad Del Señor Jesucristo

La Biblia Habla de un solo Dios verdadero, y este Dios dice, que no conoce otro Dios verdadero fuera de él. Que el es Único, y sin igual.

Pero también la Biblia hablando del señor Jesucristo dice que el es Dios Verdadero y eterno. Y ya sabemos que la Biblia no admite más de un Dios Verdadero y eterno.

Que explicación lógica y Bíblica le podemos dar a esta declaración.

Es sencillo entenderlo con la ayuda y la revelación de este único Dios Verdadero.

Dios el padre, y el señor Jesucristo el hijo de Dios no son dos seres diferentes, es el mismo ser, único y Divino. La Biblia dice que Dios es Espíritu por consiguiente es: Inmaterial e Invisible, pero el prometió manifestarse al mundo para salvar la humanidad. Sencillamente en su estado natural no podía cumplir esta promesa, por esta razón el mismo tomo cuerpo humano, en el vientre de una virgen, para hacerse visible, y comprensible a nuestra humana naturaleza. “Dios Fue Manifestado En Carne”; “El Verbo Que Es Dios Mismo, Fue Hecho Carne.”

Entonces Jesucristo el señor no es otro Dios, por que no puede haber otro Dios, Él es el Único Dios verdadero, manifestado como hombre. Cumpliendo un propósito para la salvación de toda la humanidad.

Por esta razón debemos creer en la Deidad, o Divinidad del señor Jesucristo, el es Dios y no hay mas, no un (dios creado.) como lo predican los Testigos del error.

Como Entender La manifestación Como Hijo De Dios

Primero que todo demos tener claro, que cuando la Biblia habla del Hijo de Dios, no esta hablando de otro ser, o otra Deidad, esta hablan del único Dios, pero Manifestado en Carne, “Como Hombre”.

No se esta refiriendo a otra persona diferente al Padre, pues a lo que la Biblia llama Hijo es a la manifestación como hombre, es decir a la imagen visible del Dios Invisible. Lo que se le llama hijo es a lo nacido de Mujer, lo engendrado por el padre, el velo de carne, el descendiente de David, el hijo del hombre. (Dios Según la carne.)

He. 1:1-3; 1: 5-8; 10:19;  Col. 1:15; Ga. 4:4-5; S. Lc. 1: 34-35;  20:41-44; S. Mt 22: 41-46; Mr. 12: 35-37; 1 Ti 3:16; Jn 1: 14; Lc. 9:58.

Analizando todas estas declaraciones Anteriores que nos da la palabra de de Dios, nos podemos dar cuenta que el Señor Jesucristo siempre ha existido por toda la eternidad, pero no como Hijo, si no como único Dios.

La expresión Hijo Eterno que usan los teólogos trinitarios, es uno de los mas grandes errores que se pueden encontrar en la doctrina de la Santísima Trinidad, ya que el hijo por ninguna razón puede ser eterno, pues el mismo hecho de ser Hijo, y ser engendrado, nos expresa que tuvo un comienzo en el tiempo que Dios a dispuesto para la salvación de los hombres, y de igual manera tendrá un fin. (El Oficio De Hijo.)

He. 1:5; 1 Co. 15: 20-28.

Si pensamos que el señor Jesús, el Hijo de Dios, estaba desde el principio con el padre como una persona diferente, también tendríamos que aceptar que su madre  estaba en la eternidad en el cielo. Y no solamente esto tendríamos también que aceptar que ya estaba crucificado.

Pero esto no es lo que nos revela la palabra de Dios.

Estas escrituras nos hablan de un plan futuro en la mente infinita de Dios.

Ga.4:4; 1 Pe. 1: 19-20; Ap. 13:8.

Y para que no tengamos dudas comprobemos que la Biblia no habla del señor Jesús como Hijo eterno. Pero como PADRE ETERNO si. Isaías 9:6.

¿Entonces como estaba el Hijo de Dios en el principio?

El Hijo no es una segunda persona en la Divinidad. El Hijo era, es, y ha sido un propósito en la voluntad de Dios, en el seno de Dios, en los planes del padre.

Si analizamos la Biblia nos damos cuenta que Dios estaba solo en el principio, y el mismo dice:

“Antes de mi no fue formado dios, ni lo será después de mi.”

Is. 35:4; 43:10; 44:6; 44:24; 45:5; 45:21-13; 46:9; Ez. 34:11-12; ós. 13:4; Dt. 4:35-39; 6:4; 2 Sm. l 7:22; 22:32; 1 R. 8:23; 2 Reyes 19:15; Neh.9:6; Job 9: 6-9; S. Jn. 1:1-3; 1:9-14; 1:18; Col. 1:15; He.1:1-3.

Es Dios mismo el que promete venir a salvarnos, y siendo el Espíritu Eterno, no lo podía hacer en su estado natural. Por esto el de su propia voluntad decide manifestarse en carne como hijo de Dios para llevarnos a El.

“Nadie Viene al Padre Si no por mi.” Si fuera otro diferente al padre diría: “Nadie va al Padre sino por mi.” S. Juan 14:5.

Entonces el Hijo en el principio estaba con el padre, no como Dios El Hijo (Otro Dios) si no como un plan de salvación para el hombre.

Pruebas De La Absoluta Divinidad Del Señor Jesucristo

Pruebas Comparativas

Isaías 6: 1. Dice que Isaías vio a Jehová sentado en su trono (Visión)

Juan 12:41. Dice que Isaías vio fue a Cristo el Señor.

Isaías 7:14 dice que el Señor mismo os daría señal, y una virgen daría a luz un hijo cuyo nombre seria Emmanuel.

S. Mateo 1:23 Cuando vino el cumplimiento del tiempo de esta profecía, Mateo nos aclara que este niño que nació es: “Dios Con Nosotros”.

Isaías 35:3-6. Dice que Dios mismo (Jehová) vendría a salvarnos, y que cuando esto se cumpliera haría muchos milagros.

En Mateo 11:5; y Lucas 7:22. Vemos cumplida esta profecía pero en el Señor Jesús.

Isaías 40:3-9. Dice que Juan el Bautista prepararía el camino a Jehová.

S. Mateo 3; Marcos 1; Lucas 3; Juan 1:19.  Dice que Juan el Bautista preparo el camino fue al señor Jesús.

Pruebas De La Eternidad del Señor Jesús Como Dios

Isaías 9:6; Miqueas 5:2; Juan 1:1; 8:58;

Colosenses 1:15-19; 1 Pedro 3:19-20.

El Señor Jesús El Creador Del Universo

En el A.T. vemos que el creador es Jehová, Pero en el N.T. vemos que es El señor Jesús.

Jn. 1:1, Col. 1:15; He. 1:3.

Jesús El Único Salvador

El A.T. muestra a Jehová coMo el único salvador, y el N.T. Al Señor Jesús.

Is. 43; 45:21; 47:4; 49:26; Sal 78:35; Os.13:4.

Mt. 1:21; Lc. 2:11; Jn. 4:42; Hec. 4:12; Ti. 2:13; 2 e. 1:1.

Jesús El Buen Pastor

Sal: 23; Is. 40: 10-11; Jn. 10:11; He. 13:20.

Atributos Divinos Del Señor Jesús

Omnipresente

Mt. 18:20; 28:20; Jn. 3:13.

Omnisciente

Jn. 4:17-18; 5:42; 16:30.

Sobre Toda Autoridad

Jn. 8:58; Mt. 8:2-3; Mr. 4:39.

Perdona Pecados

Mt. 9:2; Mr. 2:1-9; Jn. 8:1-9.

Recibió Adoración

Mt. 2:11;  4:11; 14:33; 17:14; Jn. 9:38; 20:28.

Jesús Es El Padre Eterno

Is. 9:6; Mal. 2:10; S. Mt. 10:24-25; S. Jn. 5:43; 10:30; 14:6:11; 14:18; 17:6, 12, 26; Ef. 4:6.

Citas Bíblicas Que Revelan Al Señor Directamente Como Dios

Is. 9:6; Jn. 1:1; 10:33; 20:28; Mt. 9:2; Ro. 9:5; 2 Co. 5:19; Ef. 4:8-10; Col. 1:15; 2:9; 1 Ti.  3:16;  Ti.  2:13-14; He. 1:1-8; 2  Pe. 1:1; 1 Jn. 5:20;

Jud. 1:25; Ap. 1:7-17.

No hay duda de que el Señor Jesús es el Único Dios Verdadero, Dios hecho Hombre.

Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

Iván Peñaranda

Pastor IPUC   Sugerencias y comentarios: ivanpefi@hotmail.com




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: